RESERVAS HEREDITARIAS

Reservas hereditarias vidual lineal
Vota este post

En la realidad social actual son muy frecuentes las parejas casadas en segundas nupcias y con hijos de matrimonios anteriores. En estos casos, al fallecer uno de los miembros de la pareja, el modo en que esté ordenado su sucesión puede afectar a los bienes con origen familiar. Para que esto no ocurra existen las reservas hereditarias que vamos a explicar.

Reserva Vidual

Por un lado, hallamos la reserva viudal en el código civil. Esta disposición establece que el viudo o viuda que contraiga nuevo matrimonio del que no esté divorciado está obligado a reservar a los hijos o descendientes de ese primer matrimonio los bienes que hubiera recibido por título gratuito de su difunto consorte.

Un ejemplo sería el siguiente: Ana y Miguel están casados, tienen hijos en común, Ana dona unos bienes a su marido y poco después fallece. Tras su fallecimiento, Miguel contrae matrimonio de nuevo. Para que los bienes que recibió de Ana no vayan a parar a su nueva pareja, familia de ésta o hijos de esa nueva unión que carecían de lazos de sangre con la donante (Ana), Miguel está obligado a reservar los bienes donados para que lleguen en el momento de fallecer él, a sus hijos comunes con Ana.

Reservas Lineales

Además de esta modalidad, hay también otras reservas previstas. En este caso el ascendiente que heredare de su descendiente bienes que a su vez éste había recibido de otro ascendiente o de un hermano, está obligado a reservar los bienes que reciba por ministerio de la ley a favor de los parientes dentro del tercer grado que pertenezcan a la línea de donde proceden los bienes.

Siguiendo el mismo ejemplo anterior, estas reservas se articularían del siguiente modo: En el matrimonio entre Ana y Miguel, uno de sus hijos se llama José. Ana dona unos bienes a José antes de morir, y cuando el hijo fallece esos bienes pasan a su padre, Miguel. Éste está obligado a reservar en su testamento esos bienes para que sucedan en ellos parientes de la rama familiar de donde proceden los bienes (la familia de la difunta Ana), siempre que estén dentro del tercer grado.

Ambas figuras tienen un fundamento común: buscan preservar los bienes provenientes de una rama familiar, y que, aunque pasen por azar de la sucesión al viudo/viuda o a un hijo, finalmente queden en el mismo núcleo familiar del que surgieron, antes que llegar a manos de personas ajenas a la familia de origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y ajenas para añadir funciones (redes sociales) y elaborar estadisticas anónimas (Google). Navegando acepta nuestra Politica de Cookies..

ACEPTAR
Aviso de cookies